S.S.O.T.B.M.E. – Personificando la magia

ssotbme

– Sr. Dukes, ¿por qué insiste usted en éste y otros texto en personificar procesos complejos como “demonios” o “espíritus”? ¿No sería esto una vuelta a las supersticiones del pasado?
– Eso depende de si crees que el cerebro extraordinariamente complejo del Homo Sapiens está hecho para manejar herramientas o relaciones sociales. Si crees que los procesos más complejos con los que nos enfrentamos son otros humanos como nosotros, entonces antropomorfizar estos procesos hace que puedas aplicarles mayor capacidad cerebral.

– Pero sabemos ciertamente que el tiempo, o mi coche, son solo fenómenos mecánicos. Dirigirse a ellos como si fueran “dioses” es una falsedad desde el principio…

– Una de las primeras cosas de las que te das cuenta cuando empiezas a estudiar las relaciones interpersonales es que muchas veces la gente se comporta de forma mecánica. Las explicaciones mecanísticas no son distintas de la personales: las primeras son un subconjunto de las segundas. Si, por ejemplo, mi coche no arranca varias veces en momentos en los que tengo prisa, la pregunta irracional sería “¿Cómo se da cuenta de que llevo prisa?”, y esa pregunta puede llevar a una respuesta válida mucho más rápidamente que la aserción racional “El coche no se puede dar cuenta de que tengo prisa”. El fallo probablemente tendrá carácter mecánico, igual que lo tiene la reacción de un humano por ejemplo al “tocársele la fibra sensible”.

– ¿De verdad piensa usted que la ciencia es “magia para tontos”?

– Eso no es lo que digo en este libro. Solo quiero desafiar la idea generalizada de que la magia es “ciencia para tontos”.

– ¡La ciencia no puede ser “magia para tontos”, ya que la ciencia obtiene resultados materiales tangibles!

– Cualquier cínico de los medios de comunicación te dirá que hacer las cosas “para tontos” es la llave para conseguir resultados materiales tangibles… No, el punto es que, en términos de las facultades usadas, el pensamiento mágico es más extenso, aunque puede que no tan profundo como el racional. Lo que sucede es que no te gusta el hecho de que una sociedad de seres racionales premie la Tontería. En lugar de espantarte, ponle un nombre como “La Corona de Joyas de Satán”. Entonces no importará si eres un pastor católico luchando contra ella o un gurú de los mass media haciendo un pacto con ella; en ambos casos la estás personificando, relacionándote con ella… y eso es magia.

Ramsey Dukes, “S.S.O.T.B.M.E. (Sex Secrets Of The Black Magicians Exposed) – Traducción libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *