Ojos de carne: Sincrocena

Ojos de carne: sincrocena - tallers oberts 2014

Los dos comensales han sido escogidos. Si enviaste tu solicitud y no has recibido ya el email con las instrucciones y localización de la Sincrocena, te damos las gracias por tu interés en participar.

¿Qué es la Sincrocena?

La Sincrocena es una performance artística del colectivo artístico Ojos de Carne, en forma de cena-degustación de 5 platos, para dos personas, totalmente gratuita. En ella, dos desconocidos seleccionados al azar cenarán juntos, en privado y sin verse las caras, en un espacio ritual creado para la ocasión. Durante la Sincrocena, los comensales serán guiados para compartir sus experiencias y descubrir casualidades inesperadas en sus vidas, llamadas sincronías.

¿Cómo es la Sincrocena?

La Sincrocena constará de 5 platos (dos entrantes, un primero, un segundo y postre). Cada plato se acompañará de unas tarjetas que contendrán pistas para encontrar las sincronías en común entre los dos comensales, y estará relacionado simbólicamente con las Sincronías que esconde, representando los 5 platos cada una de las formas de experiencia humanas:

  • Primer entrante: las necesidades, lo material, el cuerpo, la tierra
  • Segundo entrante: los pensamientos, lo intelectual, la cabeza, el aire
  • Primer plato: las emociones, lo emocional, el corazón, el agua
  • Segundo plato: los deseos, lo creativo, el sexo, el fuego
  • Postre: el silencio, la conexión, la conciencia

¿Cuándo y dónde es la Sincrocena?

La Sincrocena se llevará a cabo el sábado 6 de septiembre a partir de las 21:11h en el Espacio Creativo Can Bafumet (Tarragona), en el marco de la edición 2014 de los Tallers Oberts de la Part Alta. Tras seleccionar a los participantes, se les contactará para informarles de la dirección del Espacio y otras instrucciones.

Repetimos: la Sincrocena es totalmente gratuita para los participantes, se llevará a cabo una única vez y sólo hay 2 plazas disponibles, que serán seleccionadas al azar.

¿Cuál es el objetivo de la Sincrocena?

Crear un espacio mental único, fuera de la cotidianidad, en el que se difuminen los conceptos “yo” y “nosotros” a través del descubrimiento inesperado de experiencias, sensibilidades y formas de pensar en común entre los comensales.

¿Cómo participar en la Sincrocena?

Para participar en ella, es necesario completar el formulario anónimo de más abajo. El día 1 de septiembre se escogerán al azar los dos participantes, a los cuales les serán enviadas instrucciones de forma privada.

Formulario ritual de solicitud de inscripción

Tu e-mail (requerido)

Selecciona tu sexo: (requerido)

Localidad en la que resides (requerido)

¿Por qué quieres participar en la Sincrocena?

¿Tienes alguna pregunta?

Tus datos se mantendrán totalmente anónimos.

 

Bitcoins, dogecoins: dinero gratis

Dinero gratis - bitcoins, dogecoins y cerveza

 

El teléfono suena. Descuelgan

– Eh, qué tal, Salva.

– Qué pasa, Luis. Todo bien tío. ¿Te pillo en buen momento? ¿tienes un rato para hablar?

– Sí, ahora iba a ponerme un rato con el ordenador pero dime, no hay prisa.

– Nada, será una cosa rápida. ¿Tu tenías una tarjeta gráfica de esas molonas, no?

– Sí tío, una pasta me dejé pero ahora me van los juegos como un tiro. ¿Por?

– ¿Quieres hacer dinero?

– ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? No voy a vender la tarjeta, acabo de pillarla.

– No no, no hablo de vender nada. Hablo de hacer pasta.

– ¿Cómo “hacer pasta”? Tío, ¿qué dices?

– Pues hablo de dinero gratis.

– Sí claro, “dinero gratis”. A ver, explica.

– ¿Te suenan los bitcoins?

– Algo me suena. El dinero ese de internet, ¿no? ¿Eso es lo que quieres “hacer”, bitcoins? Sí que me suena que valían una pasta, pero no tengo ni idea del tema.

Sí que valían una pasta, sí. Y la valen, ahora mismo un bitcoin se puede cambiar por unos 300 euros, aunque eso depende del día y hasta de la hora.

– ¿Y cómo se hacen? ¿De dónde salen? No entiendo mucho eso de que valgan 300 euros si los sacas de la nada…

El tema es un poco complicado a nivel técnico, yo tampoco lo pillo mucho. La cosa es que los bitcoins son algo como las soluciones de una ecuación muy grande, una ecuación que tiene como quince millones de soluciones. Cada solución es un bitcoin. Los que quieren generar bitcoins utilizan un ordenador, o muchos, para resolver la ecuación e ir sacando soluciones, o sea bitcoins, como si picaran piedra buscando oro. A esto lo llaman “minar”

– Vale, te voy entendiendo. Quieres hacer bitcoins con el ordenador, ¿no?. Pero entonces, ¿por qué me preguntas por la tarjeta gráfica?

– Porque es lo que se utiliza para minar, la tarjeta gráfica. Mira, el bitcoin ya lleva unos años circulando, aunque las noticias sobre él hayan llegado a la tele ahora. La gente lleva ya cinco años usando y mejorando los ordenadores y programas que usar para extraer bitcoins. Resulta que alguien descubrió que la tarjeta gráfica saca bitcoins mucho más rápido que la CPU, así que los programas de “minería” la utilizan para hacer los cálculos que sacan bitcoins.

– Ok. Pues cuando quieras te pasas y me instalas el programilla.

– La cosa no es tan fácil. A medida que se sacan bitcoins, la dificultad para sacarlos aumenta. Como en un juego. Y ahora mismo, después de cinco años, para encontrar un bitcoin hacen falta equipazos especializados de más de 3.000€, porque la dificultad está muy, muy alta.

– Ahora me he perdido. ¿Me estás sugiriendo que me gaste 3.000€ en una tarjeta gráfica para hacer bitcoins?

– Nooooo, espera. No iba a proponerte eso. Te explico. Resulta que los bitcoins no son la única criptomoneda que hay en internet, resulta que…

-¿Criptomoneda?

– Sí, dinero digital por llamarlo de alguna manera. Se llaman así porque las criptomonedas son como dinero anónimo, nadie puede saber quién manda el dinero ni quién lo recibe.

– Vale.

– Pues como te iba diciendo, resulta que no es la única criptomoneda de internet. Resulta que hay como unas 67 más.

– ¿Y todas valen 300€?

– No, la gran mayoría no valen casi nada en euros. Sólo el bitcoin está caro.

– ¿Y entonces? Me estás liando. Simplemente dime cuánto dinero podemos sacar y cuánto vamos a tardar.

– Eso no puede saberse. Las criptomonedas cambian de valor muchísimo. Con 10.000 bitcoins hace 5 años comprabas una pizza, y hoy son 3.000.000 de euros al cambio. Además, su valor sube y baja muchísimo todo el tiempo, así que la gente se dedica a a especular como en el mercado de divisas, comprando criptomonedas cuando están baratas y vendiéndolas cuando están caras. Como los valores se mueven mucho, igual comprando algo barato y vendiéndolo una hora después te has sacado algo de beneficio.

– Esto ya me parece muy complicado, tío. ¿Como la bolsa, no?

– Sí, como la bolsa.

– Pues entonces dime algo: si la única moneda que vale la pena son los bitcoins, el equipo que tenemos no vale para hacer bitcoins y para conseguir dinero con las otras monedas hay ser banquero, ¿para qué me llamas?

– Es que el bitcoin no es la única moneda que vale la pena. Hay otra que sí que vale la pena, que se puede generar con tu equipo y con la que no hace falta ser banquero para ganar dinero y conseguir cosas. A ver… ¿sabes qué es un meme?

– Sí, el gordo granudo y eso, ¿no?

– Sí. Bueno, pues hay un meme que aquí suena un poco raro, es un poco intraducible… el doge.

– ¿El qué?

– El doge. O dogue, o doch, no sé muy bien cómo pronunciarlo. Es la foto de un perro con sus pensamientos en comic sans por encima, y dice cosas mal dichas en inglés, y repite mucho “wow” y “such” y “very”… búscalo en google, ya verás lo que te digo. El caso es que a alguien se le ocurrió hacer una criptomoneda del doge, que se llama igual, DOGEcoin. Y ahora viene lo bueno: ¿tú sabes por qué el dinero tiene valor? ¿Por qué las cosas valen lo que valen?

– Pues por los impuestos, y el petróleo, y el capitalismo y los hijos de puta de los políticos y tal.

– Pues sí, y también porque nosotros decidimos que el dinero vale lo que vale. Yo digo que esta lavadora vale 300 euros, como podría decir que vale 80 gallinas, o 500 dólares, o 20 créditos espaciales, o lo que sea. Por ejemplo, puedo decidir que esta lavadora vale 1 bitcoin. Si tu me das 300 euros, 80 gallinas o 1 bitcoin, yo te doy la lavadora.

– Sí, claro. ¿Y?

– Y otra cosa que dice cuánto vale el dinero es cuánta gente lo acepta. Por mucho que yo tenga 80 gallinas o un bitcoin, si el de los electrodomésticos sólo quiere euros yo no voy a poder comprar la lavadora. Como todo el mundo quiere euros, el euro tiene mucho valor, o al menos tiene un valor que mucha gente acepta. Eso es lo que pasó con el bitcoin: al principio, sólo lo usaban cuatro frikis. Esos cuatro frikis se convirtieron en cuatro, y en ocho, y en dieciséis, y en millones al cabo de estos años. Como hay un número limitado de bitcoins y cada vez hay más gente que quiere bitcoins, el bitcoin va caro. Es la ley de la oferta y la demanda, el jamón y la mierda de perro. Mierda de perro hay mucha y no la quiere nadie, así que va barata. El jamón lo quiere mucha gente y hay poco, así que va caro.

– Pero me hablas otra vez del bitcoin. ¿Qué me decías del DOGE?

– Pues precisamente eso, que es una criptomoneda que vale la pena ahora mismo. Mira, los que la hicieron la hicieron como una especie de broma. Todo el tema de los bitcoins es un poco raro, eso de mezclar internet con economía es como muy serio y complicado, así que mucha gente pasa del tema. Pero resulta que estos tíos se inventaron el DOGE a principios de diciembre, y en nada hay muchísima gente haciendo de todo con dogecoins… porque no asusta. Es como una moneda simpática, que ha hecho que muchos se introduzcan en el tema de las criptomonedas sin miedo. Aquí esto no ha llegado tanto porque el meme es bastante intraducible, ya te digo, así que aquí se enteran de esto los que siguen el tema. Pero en USA por ejemplo, en menos de un mes los doges se usan desde para conseguir juegos de steam hasta para comprar coches. En reddit hay más de 20.000 personas, nosecuántos subreddits y hasta tías que se despelotan por dogecoins.

– …

– Los sitios de cambio digital aceptan dogecoins, han salido en las noticias… hace una semana subieron de valor un 300 por ciento, y el día de navidad unos hackers robaron 21 millones.

– ¿Y a cuánto están ahora? ¿Esos sí los podemos hacer con mi tarjeta gráfica?

– Ahí está la cosa: como hace muy poco que existen, la dificultad para minarlos está muy baja. Así que muchos gamers, que tienen tarjetas potentes, están generando dogecoins para comprar juegos, cambiarlos por cosas o esperar a que valgan más dinero. Ahora mismo un millón de dogecoins vale unos 300€, como un bitcoin.

– Esto ya me está pareciendo interesante. ¿Cuántos podemos hacer por día? ¿Es muy complicado?

– La cantidad de dogecoins que se pueden minar depende de cada tarjeta gráfica, equipo, etcétera. Hay unas listas en internet comparando el rendimiento de diversas tarjetas gráficas para minar, mírate la tuya. De todas maneras, ya lo veremos cuando te pongamos el programa.

– Si no es muy complicado ya lo hago yo.

– No, no es muy complicado. Hay unos cuantos tutoriales muy buenos en internet. Hace falta saber algo de inglés, pero simplemente siguiéndolos paso a paso tendrás suficiente para tener el ordenador generando dogecoins en un rato… pero de todas maneras, no pretendas generar un millón por día, que no va a poder ser. Esto es interesante como al principio de los bitcoins, para hacerlos circular pero en pequeñas cantidades, acumulando la mayoría. Es el momento para hacerlo porque ahora la dificultad es suficientemente baja como para hacerlo con un equipo casero, los dogecoins están muy baratos porque son muy nuevos, y en breve la recompensa por minar bajará, lo que en un principio los encarecerá, o al menos eso es lo que se oye. La comunidad que se está creando ya es grande y sigue aumentando día a día, así que con cierta seguridad se puede esperar que la cosa siga creciendo a medida que cada vez más gente sabe que esto existe. A medida que eso pase, la moneda se encarece y se hace más difícil de minar… mira, es una apuesta, pero una apuesta gratis: tú sólo dejas el ordenador encendido generando monedas. Si valen algo, ya has ganado algo. Si no valen nada, no has perdido nada. Y el caso es que ya valen algo.

– Dinero gratis.

– Ya te digo.

– Pues ya estás viniendo para casa.

– Venga.

  • La cartera de DOGE de Salva:  DQ7RX9wnKF3ehEaKAC4rd1kFwexDoisS7b
  • La cartera de DOGE de Luís:  DKLPTY4yVegS95w8aM1znpVq1jLvsPWb5W

El Juego de Stalin – Hitler – Churchill

El Juego de Stalin-Hitler-Churchill es un juego pensado para convertirse en motor de narrativas. El objetivo del juego es generar un relato distópico entre tres jugadores. Aparecido en el fanzine de rol “1D23” en la Barcelona de 1988, reproducimos aquí una transcripción de la fotocopia corrigiendo las múltiples faltas de ortografía:

El Juego de Stalin-Hitler-Churchill

stalin-hitler-churchill

En qué consiste: 3 líderes de ideologías opuestas se disputan el control del mundo. Sólo la habilidad del más preparado podrá vencer los giros del azar y convertirse en el amo de su mundo distópico.

Qué se necesita: papel, lápiz, manos.

Cómo se juega: cada uno de los tres jugadores escoge su personaje entre Stalin, Hitler y Churchill. El símbolo de Stalin es un puño cerrado, el de Hitler una mano extendida y el de Churchill el signo de Victoria. También escogen el Himno de su Nación, que puede ser cualquier palabra o frase para ser dicha en voz alta.

Uno de los jugadores es el Líder. En cada turno, el Líder cambia y pasa a ser el jugador de la izquierda. Una vez por turno, el Líder grita el Himno de su Nación y los tres jugadores muestran a la vez una de sus manos, haciendo uno de los tres símbolos posibles. El Líder toma nota de lo sucedido (escribe la Historia) en su hoja y el turno pasa al siguiente jugador.

Cómo escribir la historia.

Antes de que el Lider grite el Himno de su Nación, cada jugador habrá escogido su Aliado, que puede ser uno de los otros jugadores o él mismo. Al acabar de gritar el Líder, se muestran las manos haciendo el signo del Aliado escogido.

Las reglas para escribir la Historia son: el puño vence al signo de victoria, el signo de victoria vence a la mano extendida y la mano extendida vence al puño. En base a las dinámicas entre los tres jugadores, el Líder redacta la Historia desde su punto de vista, explicando quién se alió con quién y cuál fue el resultado. Cada jugada puede explicarse de infinitas maneras, según lo que considere adecuado el Líder.

La Historia continua escribiéndose por turnos. Cada Líder debe continuar la Historia de forma lógica, haciendo encajar los acontecimientos de cada turno con los del anterior.

Ejemplo:

Turno 1:

Jugador Stalin – Líder. Muestra una mano extendida.

Jugador Hitler – Muestra el signo de victoria.

Jugador Churchill – Muestra un puño cerrado.

Historia explicada por Stalin, el Líder: “Me alié con Hitler (mostró una mano extendida) contra Churchill (es el jugador fuera de la alianza), pero ese bastardo me traicionó (el jugador Hitler ha mostrado el signo de la victoria, es decir se alió con Churchill). Pero la jugada le ha salido mal: no sabía que Churchill me había pedido ayuda y nuestros ejercitos lo aplastaron (el puño cerrado de Churchill gana al signo de la victoria de Hitler)… para que después yo masacrara a los ingleses (la mano extendida gana al puño cerrado). La traición del alemán me ha reportado importantes bajas (el signo de victoria gana a la mano extendida), pero al final la victoria ha sido nuestra.”

Turno 2:

Jugador Stalin – Muestra una mano extendida.

Jugador Hitler – Líder. Muestra una mano extendida.

Jugador Churchill – Muestra un puño cerrado.

Historia explicada por Hitler, el Líder: “La traición del ruso no debe quedar impune a los ojos de nuestro gran pueblo (referido a los hechos del anterior turno). Ese bastardo parece haber olvidado su préstamo a los ingleses y vuelve a pedirme ayuda (Stalin ha mostrado una mano extendida). Así que voy a utilizarlo en contra de Churchill: todavía no invadiré Rusia (la mano extendida de Hitler no gana a la mano extendida de Stalin) y con nuestros dos ejércitos aniquilaremos Inglaterra. (Stalin y Hitler, con sus manos extendidas ganan a Churchill con su puño cerrado)”

Turno 3:

Jugador Stalin – Muestra una mano extendida.

Jugador Hitler. Muestra una mano extendida.

Jugador Churchill – Líder. Muestra el símbolo de la victoria.

Historia explicada por Churchill, el líder: “La alianza entre Rusia y Alemania ha durado mucho tiempo (refiriéndose a los hechos de los dos turnos anteriores); sin embargo, nuestra habilidad con la intriga política ha dado por fin resultado: hemos vencido. Caballeros, la guerra ha terminado. (el símbolo de la victoria gana a las manos extendidas de Stalin y Hitler)”

La partida puede continuar o acabar en base a la interpretación de los hechos de cada jugador, quedando el final del juego en manos del jugador con más suerte y mayor habilidad para escribir la Historia a su favor.

Más allá de Stalin, Hitler y Churchill

El juego puede usarse como generador de narrativas de todo tipo modificando sus reglas: número de jugadores, estilo de juego, tipo de historia, etc. La estructura del juego es:

  • X jugadores con X símbolos, cada uno el que lo representa.
  • Jerarquía entre los símbolos (quién gana a quién). Esta jerarquía debe ser 1 a 1 y circular (Stalin > Hitler > Churchill > Stalin > Hitler > etc.)

Así se escriben relatos de todo tipo: distopías históricas políticas, relatos de ciencia ficción, novelas de suspense, etc. de forma colaborativa.

Si juegas…

Haznos llegar tus partidas a

1D23 fanzine
Apdo Correos 42
Santa Coloma de Gramanet
Barcelona

y publicaremos las más interesantes. ¡Larga vida a Stalin-Hitler-Churchill!

 

Discordia, el metajuego de cartas

Deconstruyendo los juegos de cartas: Discordia, el metajuego.

Discordia es un metajuego, y más concretamente el metajuego de los juegos de cartas. Es el juego a partir del cual nacen conceptualmente todos los otros juegos de cartas. Llamaremos a cada juego derivado de Discordia un Paradigma. Creamos un juego a partir de Discordia otorgándole unas reglas iniciales, llamadas Sistema de Creencias y un mazo de cartas, llamado Egregor. Los Sistemas de Creencias, o “reglas”, sirven para darle jugabilidad a Discordia. Paradójicamente el metajuego, igual que sus derivados, también tiene su propio Sistema de Creencias, llamado Principia Discordia:

  • Para jugar se necesitan un número de cartas en blanco
  • Cada jugador decide qué hace la carta y la juega
  • Se sigue jugando hasta que se acaba el juego o las cartas.
  • Si existe un ganador, se le declara Gran Papa/isa Discordiano/a y él a su vez declara al resto.
  • Se selecciona un número concreto de cartas para usar como Egregor en la siguiente partida.


A partir de estas Principa Discordia, se pueden sacar infinitos Sistemas de Creencias que dan lugar a Paradigmas únicos y crean Egregores cada vez más efectivos. Para entender el juego veamos algunos Paradigmas:

Continue reading →

#Artexplicado: 1 0 8 0 1

 

10801 - Ojos de Carne

1 0 8 0 1 ha finalizado. Si comprendiste el mensaje de la obra, encontrarás tu foto en este álbum de facebook. Te invitamos a etiquetarte. Muchas gracias por ayudarnos a crear.

1 0 8 0 1 es una instalación artística de arte efímero en la que la obra pictórica no tiene unos límites definidos. El lienzo es parte de la obra, la obra incluye el lienzo o lo supera, dependiendo de la visión del espectador. Esta difuminación del concepto de límite podría ser llevada al terreno personal, al identificarse el espectador con la obra.

A este efecto, 1 0 8 0 1 incluye la figura del Artexplicador, que charlará con los visitantes de la exposición haciéndoles llegar el mensaje del texto siguiente, con la intención de traspasar el sentido de la obra de la instalación física al terreno personal.


Límites. Siendo humanos, debemos asignar etiquetas para comprender el mundo. Esto es así y no es asá; cada descripción se convierte en un límite, útil para describir el mundo en el que vivimos. Cuando decimos que algo es, también estamos diciendo lo que ese algo no es. Ser se convierte en el primer y último límite. Esto es rojo y no azul; esto es rectangular y no esférico; yo soy un humano y no una piedra; yo soy de derechas y no de izquierdas…

Así, cuando decimos qué somos, también decimos qué no somos. La propia identidad se revela entonces como un simple conjunto de límites, una selección de etiquetas que hemos aplicado a nosotros mismos.

Es decir, somos como nos percibimos. Somos como nos vemos. Somos el producto de nuestra propia percepción: nuestra identidad se encuentra confinada en los límites que hemos puesto ahí según cómo creemos que somos.

¿Dónde empieza y acaba la obra? El color, el dibujo no se encuentran confinados dentro del límite del lienzo. ¿Es la propia pared parte de la obra? ¿Y la casa en la que se encuentra? ¿Cuál es el límite?

Al ser limitar y describir una misma cosa, nosotros mismos decidimos dónde empieza y acaba la obra. Nosotros mismos decidimos dónde empezamos y acabamos, cuáles son nuestras opiniones, cómo tomamos decisiones, cuál es nuestra forma de actuar. Así, cuando decimos que somos de una manera hemos de ser conscientes de cómo decimos que no somos. Tomar en cuenta las infinitas posibilidades en cuanto a vernos, a describirnos, a decir cómo somos… a limitarnos. Más allá de los límites, se encuentra un infinito en el cual todas las identidades son posibles. Es sólo cuestión de escoger quién queremos ser.

——–

Colectivo Ojos de Carne - 10801 - Tallers Oberts 2013 Tarragona

Ojos de Carne – Maite, Sara y el Artexplicador

 

 1 0 8 0 1 es una obra del Colectivo Ojos de Carne que se podrá visitar en el marco de la IX edición de los Tallers Oberts de Tarragona, los días 6,7,8,13 y 14 de Septiembre de 2013, en el Taller de Cerámica Carmén Andrés (c/ Misser Noguer 9). El Artexplicador se encontrará disponible para el público en los siguientes horarios:

  • Viernes 6: 21h a 22h
  • Sábado 7: 12h a 13h – 18h a 19h
  • Domingo 8: 18h a 19h

http://www.facebook.com/ojosdecarne